Pastilla del día después para el triunfo de La Roja

España gana por primera vez el mundial de fútbol y yo me quedo sin camiseta de la Roja porque estaba agotada hasta en el mercadillo.  Pero eso sí, que nadie me quite el Waka Waka de Shakira, que a modo de antidepresivo natural mantuvo el ánimo de mis vecinos por todo lo alto hasta las tantas de la madrugada.  ¿Quién puede culparlos si una ocasión así se vive sólo una vez en la vida?

Los españoles más españoles que nunca. Todo el territorio volcado con los héroes de Vicente del Bosque que no defraudaron y que a punta de patadas (dadas y recibidas todo hay que decirlo) llevaron a España a lo más alto de los altares.  Ayer fuimos todos una verdadera nación, en la que nadie faltó a la cita, ni siquiera  los catalanes más nacionalistas que días antes debatían sobre la sentencia del Estatut, y que se dejaron ver sin ningún pudor junto a inmigrantes retornados, turistas,  gente de todos los colores  y estratos sociales animando a la selección. Y no hay que olvidar al famoso pulpo Paul, el primero que auguró el triunfo de la escuadra española.

Mucha euforia, y no es para menos, ya que cualquier homenaje es poco para los hombres que durante el Mundial nos hicieron olvidar la crisis, la subida del IVA, el gas, los carburantes y los 5 millones de personas que aún están apuntadas en las listas del paro.

Lo difícil comienza ahora, ya que tras la resaca del mundial,  ¿qué le espera a la afición española? ¿Cuál será la excusa  para quedar, para estar animado y salir a la calle lleno de orgullo gritando el famoso estribillo “yo soy español, español, español…”?

Lo digo porque ya son muchos los que aguantan la ola de calor con abanicos porque no se atreven a poner el aire acondicionado, no vaya a ser que la próxima factura llegue con sorpresa.  Pero eso sí, que los abanicos sean, por lo menos, con los colores de la selección, amarillos y rojos y si es posible con el toro en el medio.  Eso o también se puede aprovechar el “fresquito” de los edificios públicos, mientras se espera turno para renovar la ficha del INEM.

Son ideas, y que no se diga que en España no hay opciones.

Yo soy español, español, español…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *