Qué se debe incluir en un plan de Social Media Marketing

Toda acción de marketing, independientemente de que sea offline o digital debe ir acompañada de una “hoja de ruta” previamente establecida, que nos permitirá  establecer el camino a seguir a la hora de ejecutar una campaña. Hasta aquí todo teoría, obvia y hasta previsible. PERO las dudas suelen aparecer cuando el Social Media Manager debe tomar decisiones, sobre lo que incluir y lo que no y lo que significan realmente estos términos.

Lo que está claro es que, tras un análisis de la situación del producto y del mercado,  todo es posible, siempre y cuando esté justificado con valores cuantitativos y cualitativos.

Así, un plan de Social Media debe contener estos cinco pilares básicos:

1.- Objetivos:

Qué quiero hacer, por qué, para qué y para quién. Tus objetivos pueden ser, por ejemplo, aumentar el número de fans de Facebook, conseguir nuevos suscriptores en un canal de Youtube o aumentar la visibilidad de un producto en plataformas online para incrementar la venta. Lo importante es que, a la hora de establecer dichos objetivos, lo hagas de forma que sean medibles, para poder determinar el éxito o fracaso de una acción. También tener muy en cuenta el “para quién” ¿A qué tipo de personas quiero llegar con mi producto o servicio? ¿En qué red social puedo encontrarles?

2.- Estrategia:

La estrategia es el plan de acción a largo plazo. No debe confundirse con la táctica que es cortoplacista.

3.- Influencers:

Los influencers han despuntado en el mercado digital español hace unos seis años. No sólo se trata de “Youtubers”, sino también de “Vloggers” (con V de vídeo bloggers, no con los bloggers de antaño), entre una variedad de celebridades digitales con canales en diferentes redes sociales que aglutinan un importante número de seguidores. Para una empresa, estos seguidores son, en ocasiones, el público objetivo que está buscando a la hora de dar visibilidad a un producto. Muchos expertos en Social Media aseguran que estos canales son los nuevos medios de comunicación. Para poder escoger al influencer adecuado, hay que tener en cuenta la afinidad que puede tener con tu producto, la forma en la que comunica y habla con sus seguidores, el estilo de los materiales que publica y el tamaño del canal. Normalmente, un canal que pueda resultar “interesante” para una empresa suele tener más de 100K seguidores.

4.- Key Performance Indicators:

Los KPis son los indicadores del desempeño, que miden el desarrollo de un proceso. Determinar las métricas que se van a utilizar para medir dicho proceso, ayudan al Social Media Manager a realizar un seguimiento de la acción y poder reconducirla  en caso de ser necesario.

5.- Conclusiones y recomendaciones:

Las conclusiones sirven para explicar el argumento final de tu propuesta, mientras que las recomendaciones aglutinan los “learnings” que has obtenido tras la realización de un proceso, y las cosas que mejorarías en el futuro a la hora de crear acciones similares.

Con estos cinco pilares, el Social Media Manager tiene ya un punto de partida para poder explicar al resto del equipo de Marketing cómo va a orientar su parte del trabajo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *